Arias
Dúos...
Óperas
Cantatas
Compositores
Switch to English

Aria: Da te questo or m'è concesso

Compositor: Verdi Giuseppe

Ópera: Attila

Papel: Odabella (Soprano)

Faça o download de partituras gratuitas "Da te questo or m'è concesso" PDF
Da te questo or m'è concesso,
O giustizia alta, divina!
L'odio armasti dell'oppresso
Coll'acciar del l'oppressor.
Empia lama, l'indovina per qual petto
È tua punta?
Divendetta l'ora è giunta...fu segnata dal Signor.
Oh ma chère compagne. Elisabeth of Valois. Don Carlos. VerdiMorrò, ma prima in grazia. Amelia. Un baile de máscaras. VerdiA te ascenda, O Dio clemente. Lina. Stiffelio. VerdiPerder dunque voi volete. Lina. Stiffelio. VerdiLo sguardo avea degli angeli. Amalia. I masnadieri. VerdiAh! dagli scanni eterci. Mina. Aroldo. VerdiErnani, Ernani involami. Elvira. Ernani. VerdiA brani, a brani, o perfido. Luisa Miller. Luisa Miller. VerdiLa luce langue. Lady Macbeth. Macbeth. VerdiLo vidi e'l primo palpito. Luisa Miller. Luisa Miller. Verdi
Wikipedia
Attila es una ópera en un prólogo y tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto de Temistocle Solera, basado en la obra de teatro Attila, König der Hunnen de Zacharias Werner. Fue estrenada el 17 de marzo de 1846 en el Teatro La Fenice de Venecia.
Se trata de una ópera escrita en la época verdiana “de galeras”, urgente, rápida, juvenil. Es una de las caracterizadas por tintes patrióticos y que dieron fama a Verdi como compositor político. Pero aparte del tema patriótico, los personajes tienen perfiles psicológicos interesantes, como el propio Atila, que es mucho más que un villano al uso.
Se estrenó en Venecia el 17 de marzo de 1846. Cantaron en esta ocasión:
Esta ópera se representa poco; en las estadísticas de Operabase aparece la n.º 136 de las óperas representadas en 2005-2010, siendo la 46.ª en Italia y la decimoquinta de Verdi, con 23 representaciones en el período.
La historia tiene lugar en Italia en el año 425: durante el prólogo en Aquilea y la Laguna Adriática; durante los tres actos siguientes, en Roma.
Atila, rey de los hunos, ha invadido Italia. Ha conquistado la ciudad de Aquilea y matado a su señor. La hija de este, Odabella, se encuentra entre los prisioneros, y ha jurado vengar a su padre matando al conquistador (“Santo di patria indefinito amor”). Su carácter fuerte ha atraído a Atila, quien la pretende, aceptándolo ella.
El general romano Aecio sabe que el emperador es débil y quiere, al menos, salvar Italia. Le propone a Atila que se retire de Italia en un famoso pasaje de la ópera: “Avrai tu l’universo, resta l’Italia a me” (“Quédate con todo el Universo, pero déjame Italia a mí”). Atila lo rechaza con desdén.
Odabella recuerda a la imagen paterna (“Oh! nel fuggente nuvolo”), y corre al encuentro de Foresto, su amado, un noble de Aquilea, que cree que Odabella se ha pasado al enemigo. Ella le cuenta sus planes de venganza.
Atila ha soñado que un anciano le impedía conquistar Roma, diciéndole “Tú eres el azote de la humanidad, pero estos son los dominios de Dios”. Cuando avanza sobre Roma, le sale al paso el Papa León I, en quien Atila reconoce al hombre de su sueño, y el Papa le dirige esas palabras, por lo que renuncia a tomar la ciudad y firma una tregua con los romanos.
Se celebra un banquete en honor de Aecio. Odabella advierte a Atila de que existe una conjura para envenenarlo, y lo hace porque quiere matarlo ella misma. Foresto confiesa y Atila lo perdona, y, conmovido por el gesto de Odabella, le propone matrimonio.
Aecio y Atila llegan a un pacto, el rey de los hunos jura que no conquistará Roma (“O sposa, t’allieta”).
Se reúnen Aecio, Odabella y Foresto. Atila los descubre y comprende que quieren matarlo. Les recuerda sus actos de generosidad: a Aecio la paz que han firmado, a Foresto que le había perdonado, y a Odabella, que quería desposarla. Sin embargo, ella lo mata. Los romanos y los bárbaros se enfrentan.
El libreto es obra de Temistocle Solera, basándose en Attila, König der Hunnen (Atila, rey de los hunos), obra teatral escrita por Zacharias Werner que Verdi había leído. Temistocle Solera es el mismo libretista que Nabucco. Verdi encontró tan modificada la tragedia en relación con la obra de Werner que recurrió a Francesco Maria Piave para que modificara los aspectos que el compositor entendía necesarios.
Considera R. Alier que el preludio de esta ópera es particularmente bello, admitiendo parangón con otros más famosos, como el de La Traviata.
De las piezas vocales de esta ópera, destacan: